Técnica para favorecer los pensamientos positivos. 

Muchas veces nos sentimos agobiados, ansiosos o incapaces de lograr nuestros objetivos y no tenemos idea de como revertirlo y darnos una inyección de seguridad, en esos momentos para peor nuestra cabeza nos juega en contra y nos llenamos de pensamientos fatalistas y angustiosos que no hacen más que empeorar nuestra sensación de inseguridad.

Hoy veremos una técnica para empoderarse y llenarnos de optimismo, pero antes vamos a hablar un poco de una investigación que a mí personalmente me cambió la vida: “Los mensajes del agua” del Dr. Masaru Emoto.

En esta investigación el Sr. Emoto  observó a través de microscopios la estructura molecular del agua para ver si puede ser afectada por distintos estímulos no físicos, como pensamientos, frases, música o palabras, llegando a la conclusión que esta estructura es receptiva y puede cristalizarse de manera armónica (con mensajes positivos como amor, gracias, oraciones budistas) o tomar formas abstractas y desestructuradas (con mensajes negativos como te mataré, me das asco o estorbas) dependiendo del tipo de mensajes que se le trasmite.

Les dejo un par de videos que pueden mirar para indagar más en esta hermosa investigación.

Documental «Los mensajes del agua»

Pero bueno, ¿y eso que importancia tiene para nosotros?… Muchísima a decir verdad, considerando que entre el 70 y el 90% de nuestro cuerpo esta conformado por agua. En otras palabras los pensamientos o ideas que nos repetimos a diario, ya sean positivos o negativos afectan no solo nuestro estado anímico, sino también nuestra estructura molecular.

¿Me puedo hacer cargo entonces? Claro que sí.

Si partimos entonces basándonos en que los pensamientos pueden modificar nuestra forma de enfrentarnos a la vida, podemos ver como estos nos potencian o nos debilitan.

La técnica de hoy tiene como objetivo favorecer la producción de pensamientos positivos, ideal para comenzar el día, darnos fuerza cuando nos sentimos inseguros o realizarla antes de enfrentarte a un gran desafío con mayor confianza y optimismo.

«Vamos a partir haciendo tres inspiraciones profundas, retienes el aire por unos segundos y luego liberas el aire de manera lenta.

Cierra tus ojos y luego abre los brazos hacia arriba con una postura de apertura, de triunfador (como en la imagen), y trata de recordar algún momento de felicidad, de consecución de un logro, de reconocimiento positivo, de placer, o imagina que esta ocurriendo algo que tienes muchos deseos que se cumpla. Llénate de pensamientos positivos o momentos que te produjeron o te producirían satisfacción.

Finalmente, y sin cambiar ni la postura ni abrir los ojos, agradece. Agradece la vida, agradece tu esfuerzo y poder, agradece por tu energía, por las posibilidades y oportunidades, agradece al universo, todo lo que te nazca, colma tu mente de gratitud».

Los pensamientos positivos nos empoderan y nos ayudan a enfrentarnos a la vida con una sensación de mayor seguridad y alegría, y si sabemos que podemos influir en como parte importante de nuestras moléculas se estructuran, es una tremenda oportunidad para hacernos cargo de nuestro bienestar.

Así que ahora, ¡a ponerlo en práctica!

Espero que te haya gustado y que te sea de utilidad!!

 

No olvides suscribirte, seguirme (donde publico nuevos post muy seguido) y unirte al grupo de Facebook para no perderte ninguna publicación!

Únete a nuestra comunidad de Facebook   Sígueme en Instagram

Cariños y nos leemos!

Coté

 


4 comentarios

Melissa Journey · marzo 23, 2018 a las 10:25 pm

¡Que lindo post Coté! ?

    admin · marzo 27, 2018 a las 5:53 pm

    Gracias Mel! Cariños!

Carlos Arellano · marzo 27, 2018 a las 5:49 pm

Hermoso..!

    admin · marzo 27, 2018 a las 5:53 pm

    Muchas gracias Carlos, que alegría que te gustó!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *